Noticias

¿Qué sería de la magia negra, sin partes del cuerpo de Primates? Por dentro del comercio ilícito, que devasta a los Primates en Nigeria

Publicada en 19/06/2019


Foto: Cabezas y miembros de Gorilas, encontrados con traficantes sospechosos en Camerún. Investigadores dicen que la demanda de Nigeria, por partes del cuerpo de Primates, también impulsa el tráfico en otros países Africanos. Imagen cortesía de la red EAGLE

La demanda por partes del cuerpo de primates para propósitos espirituales genera un comercio complejo y lucrativo.

Por ORJI SUNDAY * – Serie Mongabay: Great Apes

OHOFIA, Nigeria – La puesta del sol, medio cónico y amarillo, hace la noche turbia. El cantar de los gallos se mezcla con el ruido de las motos, cuando los granjeros vuelven del campo, a sus casas, parando para intercambiar gentilezas con los vecinos.

Domingo Akpa, con su arma colgada en el hombro, se está preparando para la caza de la noche. Él inspecciona de cerca, el borde plateado de su machete, antes de deslizarlo en su vaina, que, como sus municiones, es atada en su cintura.

«Permanecer por la noche, en el bosque, con los poderes invisibles de la naturaleza y de la oscuridad, como un cazador, da miedo», dice. «Requiere poderes espirituales».

Hace diez años, cuando comenzó a cazar, Akpa fué instruido por un fitoterapeuta a obtener huesos de mono, que se utilizan para hacer un hechizo, que lo haría invulnerable ante las fieras salvajes. Su poción, que Akpa todavía carga con él, es en la forma de un polvo, que él lo libera al viento, cuando es enfrentado por fieras o espíritus salvajes.

Para Akpa, ir al bosque para cazar animales salvajes, es una tradición heredada de sus antepasados, que hoy gana fama y respeto en Ohofia; una pequeña aldea en el estado de Enugu, en el sureste de Nigeria.

Pero la caza de Primates en lugares como el estado de Kogi, donde Akpa inició su carrera de cazador y aún ocasionalmente visita para cazar, evolucionó más allá de esas tradiciones. No es sólo una pequeña actividad de subsistencia, la caza de monos, hoy está ligada a una red de comercio de partes del cuerpo, que se utilizan en la medicina tradicional, como trofeos, como adornos y en magia, rituales, ceremonias y otras prácticas culturales.

El comercio, se ha convertido en un negocio de alto volumen, que abastece a las ciudades y aldeas en rápida expansión del país (la población de Nigeria se disparó de 45 millones en 1960 para más de 190 millones, hoy), así como el mercado global, más allá de las fronteras de Nigeria. Es facilitada por armas de fuego modernas, celulares, una amplia red de nuevas carreteras y concesiones madereras.

Dejando a los Grandes Primates al borde de la extinción

La caza ilegal de monos y Grandes Primates es un gran negocio y su naturaleza clandestina, dificulta su rastreo.

Las estimaciones del tamaño y la rentabilidad del comercio de carne de caza, varían enormemente: un estudio de 2018 realizado por el instituto Estadounidense Global Financial Integrity, estima el valor anual del comercio Africano de carne silvestre de Gorilas, Chimpancés y Bonobos, entre 650.000 yenes a USD 6 millones. Los estudios sistemáticos de la extensión de este comercio de partes del cuerpo, son aún más raros, pero los expertos dicen que el comercio está creciendo.

Los efectos de este comercio, aunque mal comprendidos, son devastadores.

Como casi todos los Grandes Simios del mundo, los Chimpancés y Gorilas de Nigeria, están en grave declíneo. La IUCN, estima que la población total del Chimpancé de Nigeria-Camerún (Pan troglodytes ellioti), ahora es menor de 9.000 y probablemente menor de 6.000. Cerca de la mitad se encuentran en Nigeria.

Aunque los Chimpancés de Nigeria han sido llevados al peligro de extinción, por la fragmentación de su hábitat, la IUCN describe la caza para carne y partes del cuerpo, como la amenaza más grande, actualmente enfrentada por estas especies amenazadas.

El Gorila del río Cross (Gorilla gorilla diehli), cuyos hábitats fragmentados se sitúan en la frontera de Nigeria-Camerún, es la más rara subespecie de Grandes Primates, con una población estimada de sólo 200 a 300 individuos. El IUCN estima que hasta tres indivíduos, son muertos por cazadores a cada año, un número devastador para una especie amenazada críticamente.

Debido a la falta de datos, el comercio de partes del cuerpo de Primates, ha sido visto como el subproducto más grande y más lucrativo del comercio de carne silvestre. Sin embargo, de acuerdo con los comerciantes de monos, cazadores y un investigador de la vida silvestre, entrevistados para ésta historia, la demanda por partes del cuerpo, es un factor significativo de matanza de los animales, por sí solos. De hecho que, sugieren que la carne es el subproducto de una industria mucho más lucrativa, que tiene como blanco a los monos para sus cabezas, manos, huesos y otras partes.

Las partes de los cuerpos de los Primates, no la carne, son el centro del beneficio

Las fuentes entrevistadas para esta historia, describen un comercio bien coordinado de partes del cuerpo, con una cadena de suministros, que va del cazador, que gana menos, pasa por distribuidores, que hacen grandes ganancias y va hasta los consumidores en Nigeria y otros lugares; que buscan partes de los cuerpos de Gorilas y chimpancés. para varios fines, especialmente rituales y supersticiones.

A diferencia del comercio de subsistencia de la carne de caza, en el que los cazadores comunes abastecen a sus propias familias y comunidades, el comercio de partes del cuerpo de Primates; generalmente, requiere de apoyo financiero y conexiones con clientes y redes de distribución.

Esta comercialización ha traído más dinero al comercio, ha aumentado su complejidad e introdujo factores como corrupción, soborno e influencia política, que debilitan las regulaciones contra la caza ilegal de monos.

Tanto a nivel estatal y federal, Nigeria tiene leyes y políticas destinadas a combatir la caza furtiva y el comercio de especies amenazadas de extinción. Sin embargo, hasta 2016, la ley de tráfico de animales salvajes de Nigeria, determinó una penalidad de sólo 1.000 nairas (unos cinco dólares en la época) por las primeras ofensas. Esto fué fuertemente revisado hacia arriba, de 5 millones de naira (ahora cerca de US $ 14.000), pero la pena por delitos repetitivos, permanece limitada a un año de prisión.

En la práctica, las leyes de protección de la vida silvestre de Nigeria, están entre las más débiles de África, dice Ofir Drori, director de Eco Activistas en favor de la Gobernanza y la Aplicación de la Ley (Eagle Network, por su sigla en inglés), una ONG de combate el comercio ilegal, que opera en nueve países Africanos. Debido a la implementación deficiente, «la ley significa que no hay riesgo para los comerciantes», dice Drori, uno de los investigadores de vida silvestre, más experimentados de África.

Además, las personas que financian el comercio son poderosas y bien conectadas. Drori, los describe como «personas altamente colocadas, que usan sus múltiples influencias para eludir la ley, paralizar las condenas en los tribunales y a veces, interferir en la aplicación de la ley».

Donatus Chukwu, un comerciante jubilado de la vida salvaje, concuerda. «El proceso es poroso», dice. «Se necesita un pequeño soborno para escapar. Si usted paga lo suficiente, los guardabosques le permitirán cazar y negociar, o incluso facilitar. »

Perfil de la demanda

Gran parte de la caza de animales salvajes de Nigeria, está motivada por la necesidad de proteínas. En las comunidades rurales y forestales de Nigeria, la carne de caza representa alrededor del 20% de la proteína animal consumida. Es ampliamente visto como más sano, más sabroso y muchas veces más barato que la carne de animales domésticos.

El comercio de partes del cuerpo de primates es impulsado por motivos más espirituales. En gran parte de Nigeria, las creencias tradicionales en los poderes de las partes de los monos, todavía prevalecen.

«Las partes del cuerpo de los monos, son la base del poder en la medicina nativa. Para combatir espíritus, lanzar hechizos, oponerse a las fortalezas de los espíritus, recae en poderes parciales de monos «, dice Chukwu Pius, un influyente fitoterapeuta de la aldea de Aru-egwu, en el estado de Enugu.

«Después de todo, ¿qué es magia sin partes de monos?», Pregunta él, retoricamente.

El punto de vista de Pius, no es único en Nigeria. Aunque el cristianismo y el islamismo son las religiones dominantes del país, cerca del 10% de los 190 millones de habitantes de Nigeria, todavía practican religiones tradicionales (Muchas de las personas que se adhieren oficialmente a las religiones monoteístas, también pueden mantener algunas creencias indígenas, al lado de ellas). Aunque estas religiones indígenas varían de localidad a localidad, normalmente buscan la naturaleza, los ríos, las piedras, los árboles y los animales, por el poder.

Los practicantes de esas tradiciones-milenares de sacerdotes, herboristas, hechiceros, magos, griots y sus millones de adeptos- representan un enorme mercado para cazadores de Primates. Para muchos de ellos, las partes del cuerpo de los monos son elementos vitales de adoración, necesarios para hablar con los antepasados, repeler maldiciones, combatir fuerzas espirituales y observar rituales.

Mitos sobre monos, son numerosos en la sociedad multicultural de Nigeria. Estos mitos y leyendas varían de comunidad a comunidad, pero están unidos en la posición de que los Primates comparten una ancestralidad con el hombre, comandan poderes no naturales y permanecen importantes en el mundo de la magia.

«Para los dioses, los monos son iguales a los hombres. En la metafísica, el espíritu de los monos es tán poderoso como el espíritu del hombre. Entonces, si los dioses necesitan el sacrificio de un hombre, los monos pueden ser usados ​​en su lugar «, dice Pius, de 60 años.

Las partes del cuerpo de los Primates son necesarias para mantener algunas de éstas prácticas y sistemas de creencias. Por ejemplo, entre muchos grupos étnicos en Nigeria, especialmente los Igbos del este del país; la creencia tradicional en el poder del espíritu de los muertos, para causar el bien o el mal, permanece firme. Como resultado, poner a estos espíritus nocivos, de vuelta al mundo espiritual, o limitar sus problemas para los vivos, a menudo requiere rituales cuidadosamente ejecutados, que a veces implican el uso de partes de Chimpancés.

«Encadenar el espíritu de la muerte, requiere encantos especiales que no se pueden obtener en otros lugares, excepto los monos. «Es la parte animal más poderosa de la medicina nativa», dice un renombrado vidente y comerciante de partes de cuerpos de Primates, en la ciudad de Enugu, en el sureste del país; que atiende por el nombre de Hajiya Ibagwa. Ibagwa ha estado practicando desde hace más de dos décadas, intercambiando partes de monos y aplicándolas a sus encantos.

Comerciantes de monos dicen que cabezas, manos, pies, piel, orina y huesos generan la mayor demanda. Ibagwa dice que, la parte más buscada y cara de los Primates, es la mano izquierda, vista como poseedora de poder espiritual particular. La mano izquierda de un Chimpancé, puede ser vendida por hasta 100 dólares. (Hasta este año, el salario mínimo mensual de Nigeria era de sólo 50 dólares). Una mano de Gorila puede ir al doble de eso.

Las víctimas más comunes del comercio, son los Chimpancés, que son relativamente abundantes. Las partes del Gorila son más escasas, pero más lucrativas, debido a la rareza de la especie y a la creencia generalizada de que, sus partes del cuerpo son más potentes. «Es la elección de cada mago», explica un anciano de Ohofia.

Otra práctica cultural, a la que se aplican las partes de los Primates, según Ibagwa, es el entierro de grandes cazadores y personas poderosas. Tales prácticas, añade, están desapareciendo. Pero en su auge, ellos necesitaban colocar huesos de mono, o un esqueleto entero, en el ataúd junto al difunto.

Las tradiciones pueden cambiar

Aunque las creencias tradicionales en algunas partes de Nigeria, contribuyen con la caza de los monos, en otras áreas pueden tener una influencia protectora.

Muchas comunidades se abstienen de comer o herir Primates, por motivos religiosos o culturales. Por ejemplo, algunas comunidades ven monos tan íntimamente relacionados con los humanos, y así entienden que, comer o incluso matar a Chimpancés y Gorilas, como algo malo.

Otros ven a los monos como semidioses, dignos de reverencia, atribuyendo poderes especiales y propósitos, por lo sobrenatural.

Sin embargo, los comerciantes de monos que se ocupan del dinero para las operaciones de caza furtiva, han tenido éxito en mantener a las personas, lejos de esas costumbres y tradiciones.

Por ejemplo, cuando mi difunto padre, un renombrado traficante de primates, visitó el estado de Taraba, en el norte de Nigeria, en los años 80, descubrió que los habitantes locales se abstenían culturalmente, de comer o tocar a los monos. Él pasó años, tratando de convencer a los cazadores locales a matar monos.

Eventualmente, la atracción de las riquezas que él prometió, se probó más fuerte que la tradición y algunos cazadores comenzaron a pedir consejos sobre cómo matar y vender monos.

A partir de ahí, estableció una red de cazadores locales trabajando para él, que tenía garantía de pago, por cualquier mono que ellos mataran. Como otros comerciantes, mi padre proporcionaba munición a los cazadores y hacía que los guardas forestales locales, fueran sobornados para mirar hacia el otro lado.

Era un comercio cauteloso, cuidadosamente planificado. Los cazadores mataban a los Primates y los escondían en el bosque. Ellos informaban a mi padre, donde los cuerpos podrían ser encontrados, dejando que él volviera por la noche, para coger la caza.

Aunque mi padre se ha retirado del comercio en 2002, los traders que operan hoy, continúan usando los trucos viejos, mientras que, también desarrollan nuevos mecanismos para mantener el comercio funcionando. Un tipo de sistema de aprendizaje, permite que los jóvenes, sirvan a los comerciantes más viejos y experimentados que enseñan los trucos, los secretos y las redes del comercio.

Las visitas a varios mercados de animales salvajes en Lagos y en el sureste de Nigeria, mostraron que la gente todavía podía comprar y vender partes de Primates libremente, aunque con cautela. En esos mercados, no había señales de restricciones comerciales, monitoreo oficial o aplicación de la ley.

Los comerciantes, exhiben abiertamente partes de animales protegidos por las leyes de la vida silvestre de Nigeria, incluyendo buitres, loros, chacales y pítons. El comercio de partes de monos, es más discreto. Las tiendas no exhiben abiertamente partes de monos y pueden incluso mantenerlos fuera del lugar y los clientes utilizan lenguaje codificado – preguntando, tal vez, por «cemento» en lugar de un cráneo de mono.

Pero mientras que los comerciantes, son generalmente conscientes de que lo que están haciendo es ilegal, que parecen tener poco miedo a las repercusiones y estaban dispuestos a discutir sus actividades con un reportero.

Un negocio complejo y transfronterizo

No todas las regiones de Nigeria tienen poblaciones de monos, pero todas están comercialmente vinculadas al comercio.

Los densos bosques de Nigeria, se concentran en los estados de Bayelsa, Cross River, Edo, Ekiti, Ondo, Osun, Rivers y Taraba. Estos estados, que están agrupados cerca de la costa sur de Nigeria o de su frontera con Camerún, son responsables de gran parte, del hábitat adecuado para los primates.

Estos estados forestales, suministran la materia prima para el comercio, que son llevados a otras regiones del país y hasta al mundo. Los comerciantes de partes de Primates entrevistados para éste reportaje, dicen que Lagos e Ibadan, son los centros para el comercio de partes de cuerpo de mono en Nigeria occidental. En el cinturón oriental y medio, las ciudades de Enugu y Onitsha son los centros. El río Cross, proporciona mercados para todas las ciudades del sur de Nigeria. En el norte, Taraba, que limita con Camerún y Kano, son los centros de comercio.

Como la más grande economía de África, con un PIB de 376.000 millones de dólares y una abundancia de comerciantes altamente calificados y ampliamente viajados, Nigeria es capaz de ejercer un impacto poderoso, pero negativo, sobre el comercio de monos regionales.

«Nigeria, es como el centro de coordinación para el comercio de partes del cuerpo de monos en África», dice Ofir Drori, de la Eagle Network. «Ella controla el comercio – recibiendo partes de cuerpos de países de África Central, África Occidental y Camerún – sirviendo como un canal para contrabando a otras partes del mundo. Si Nigeria puede ser cambiada o controlada, cortaría un significativo o incluso, el más grande, conductor del negocio en África, porqué una vez que una parte de mono se contrabandea a Nigeria, su valor aumenta financieramente «.

Los comerciantes de monos entrevistados por el Mongabay, confirman este análisis. Que dicen que los mercados en la ciudad Nigeriana de Lagos, Onitsha y Kano, son alimentados en parte por un suministro de monos y partes de monos de Camerún y de otras partes de África Occidental y Central.

Después de ser traficadas a través de las fronteras, se mezclan con partes de origen local y envasadas, pulidas y enviadas a mercados en crecientes centros urbanos, comunidades rurales distantes e incluso en el exterior, para Asia, Europa y Estados Unidos, donde se aplican al comercio fetiche. usos, recuerdos y funciones decorativas y cuando son capturados vivos, como mascotas y trofeos.

Ekene Ezenwoke, un negociador de partes de Primates basado en Enugu, dice que pueden encontrarse en muchas ciudades Nigerianas. Incluso en los principales mercados, que no se dedican a la carne de animales salvajes. Los comerciantes de partes del cuerpo, generalmente administran pequeñas tiendas clandestinas. Pero cuando él quiere una gran cantidad, él vuelve a Lagos, que él dice ser la «sede de los monos en Nigeria».

Enfrentando el comercio

La compleja trayectoria del comercio, ha sido muy difícil para las agencias de seguridad, tratar con traficantes. Las grandes campañas contra la caza ilegal, los programas de defensa y los esfuerzos de aplicación de la ley, se concentran en los estados donde se encuentran los monos.

El objetivo, comprensiblemente, es proteger los hábitats de monos y cortar los suministros de los traficantes, por la raíz. Pero, en realidad, gran parte del comercio se produce en lugares geográficamente distantes, de esos estados objetivo.

En ausencia de una estrategia colectiva, para combatir el comercio de Grandes Primates de los gobiernos africanos y ONG, como la Fundación de Conservación de Nigeria, la Eagle Network y la Wildlife Conservation Society (WCS), abogan por una mejor aplicación de la ley, más apoyo y entrenamiento para los guardas forestales y policía forestal, por el suministro de medios de subsistencia alternativos para los cazadores y por los esfuerzos de concientización, que traen a las comunidades, hacia el centro de los esfuerzos de conservación de los Primates.

Aunque éste enfoque tiene un valor evidente, su impacto es limitado, porqué los habitantes valorizan más la sobrevivencia, que los ideales de conservación, dice Emmanuel Owan, de la Fundación de Conservación de Nigeria. Al menos que, se provean alternativas atractivas, él dice que la caza furtiva, probablemente, continuará a pesar de la legislación y la defensa.

Pero el comercio de partes de monos, es más profundo que sólo la economía. Lo que puede ser aún más complejo para enfrentarse, son las tradiciones antiguas, que exigen encadenar los espíritus de los muertos, ayudar en el parto y curar convulsiones con hechizos, cuya potencia se cree venir de partes del cuerpo de monos.

Nota: El difunto padre de Orji Sunday, era un comerciante de parte de monos. Ningún otro miembro de la familia, incluido Sunday, estuvo involucrado en el comercio y Sunday no tiene conexiones personales con ninguna de las personas entrevistadas, para ésta historia.

* Orji Sunday es un periodista de Nigeria, que cubre el medio ambiente, la política, el conflicto y el desarrollo. Encuentre en Twitter @ orjisunday32.

Fuonte original (en ingles):

https://news.mongabay.com/2019/05/what-is-magic-without-ape-parts-inside-the-illicit-trade-devastating-nigerias-apes/