Noticias

Peanut: 2003-2021

Publicada en 04/03/2021


Peanut (CGA)

Desde el Center for Great Apes (CGA)

Con profunda tristeza les comparto la noticia de que nuestra preciosa Orangutana Peanut, ha fallecido esta semana. Cuando sus cuidadores llegaron por la mañana, la encontraron en su nido de mantas y murió durante la noche durmiendo.

Peanut tenía 17 años y enfrentó graves problemas de salud durante su juventud, inclusive el cáncer, hace menos de 10 años. Antes de que llegara, nos dijeron que tenía otros problemas de salud críticos, padecia de una enfermedad renal. Estábamos decididos a brindarle la mejor atención posible, con apoyo médico, compasión y consuelo.

Peanut y su hermana gemela, Pumpkin, eran bien conocidas en Miami, en sus primeros años de estadia. Viviendo tanto en Parrot Jungle como más tarde en Jungle Island, las gemelas eran muy populares entre los visitantes del sur de Florida. Más tarde, cuando a Peanut le diagnosticaron cáncer en su juventud, los medios de comunicación de Miami y la comunidad, siguieron su progreso hasta la remisión. Conocida por su fuerza, determinación y perseverancia, además de su gran personalidad, Peanut tenía muchos admiradores y amigos que la amaban.

Cuando Jungle Island cambió de dirección y se convirtió en un Parque de Eco-aventuras, sus cinco Orangutanas que vivían como una atracción turística, fueron enviadas al Santuario Center for Great Apes, para cuidados permanentes a largo plazo. Connie, Sinbad, Hanna, Pumpkin y Peanut llegaron en Septiembre de 2020.

Durante los casi seis meses que Peanut estuvo en el Santuario, se le brindó atención y tratamiento constantes para ayudarla a sentirse mejor y más cómoda. Algunos días fueron más difíciles, pero también tuvo muchos buenos días interactuando con su familia de Orangutanes, cuidadores y actividades de enriquecimiento. Sus hermanas, Pumpkin y Hanna, siempre estaban cerca para sentarse con ella y tratarla … especialmente durante la semana pasada.

Mientras lamentamos su pérdida, nuestros pensamientos también están con quienes la cuidaron en Miami, antes de que vinieran a nuestro Santuario. Peanut fué amada por muchos.

Agradecimientos a nuestro equipo de CGA, quienes le brindaron a Peanut una atención excepcional y constante, durante su estadia aquí, mientras luchaba con sus problemas de salud. También llegamos a quererla mucho y la extrañaremos mucho.

Peanut, nos dejó en sus propios términos y finalmente está libre y en paz.

Con gratitud por la oportunidad de conocer Peanut y tenerla en nuestras vidas.