Noticias

La iniciativa japonesa de investigación de Bonobos en la República Democrática del Congo, beneficia la conservación y apoya a los habitantes de los bosques

Publicada en 04/03/2021


La hembra de Bonobo Kirara, es uno de los individuos observados por los investigadores en el bosque de Wamba (SCB / WCBR)

Por Jaqueline B. Ramos * / Crédito de la foto: cortesía de SCB / WCBR

Kiku, se unió al grupo cuando tenía unos 10 años, en Diciembre de 1984. Estableció un vínculo especial con Halu, una hembra más grande, considerada una “hembra anciana específica” (SSF), utilizando investigadores de campo del lenguaje científico. Con el apoyo de Halu, Kiku se convirtió en parte del grupo llamado E1 y ahora es la hembra más poderosa e influyente del grupo.

Con su apoyo, su primer hijo, Nobita, fué macho alfa durante unos 10 años, hasta 2018/2019. Luego, Kitaro, el segundo hijo de Kiku, ocupó su lugar. Además, el análisis de ADN reveló que la mayoría de los bebés del grupo E1 son nietos de Kiku: los machos alfa producen más bebés que otros.

 

Kiku es una de las hembras Bonobos más influyentes en los grupos de Wamba.

Según los expertos en Primates del Instituto de Investigación de Primates (PRI) de la Universidad de Kyoto, Japón, Kiku es un ejemplo de una hembra Bonobo muy exitosa y su historia ayuda a comprender cómo funciona la sociedad de los Bonobos, proporcionando así importantes programas de conservación de información para los Grandes Primates Africanos.

De hecho que, Kiku forma parte de uno de los grupos de Bonobos silvestres que han sido observados y estudiados por investigadores japoneses desde la década de 1970, en los bosques de la zona de Wamba, aproximadamente a 1000 km de Kinshasa, en la República Democrática del Congo (RDC).

 

Kiku cruzando un río con uno de sus bebés y otros miembros del grupo E1

Especie en peligro
Los Bonobos (Pan paniscus) es una especie de Grandes Primates, que se sabe que vive en grupos generalmente de manera más pacífica, en los que las hembras tienen un papel muy estratégico en la colaboración para la organización y regulación de la tensión. Su hábitat son los bosques ubicados al sur del río Congo, en la República Democrática del Congo.

Lamentablemente, los Bonobos son considerados una espécie en peligro de extinção (endangered, según la lista Roja de la IUCN), con su populación disminuyendo en la naturaleza, devido principalmente a la pérdida de habitat y la caza para el comercio ilegal, consumo de su carne y venta de bebés como mascotas. Estas presiones se vieron exacerbadas por movimientos de conflictos políticos e intereses corporativos (minería y deforestación) que han surgido en la región en las últimas décadas.

Después de las guerras civiles que asolaron el país entre 1996 y 2003, los disturbios sociales y económicos, llevaron a una presión astronómica para cazar vida silvestre. Se estimó que el número de Bonobos silvestres estaba por debajo de los 10,000 indivíduos; en aquél momento. Los estudios han demostrado que la cantidad de personas que comían Bonobos, por ejemplo, aumentó como resultado de la guerra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es común observar a muchas hembras y bebés juntos en un grupo de Bonobos, jugando, acicalando y compartiendo comida.

Actividades de investigación
Los esfuerzos de los investigadores Japoneses para aprender más sobre los Bonobos y colaborar con su conservación en la República Democrática del Congo se remontan a 1973, cuando el renombrado primatólogo Takayoshi Kano realizó su investigación de campo pionera, en una gran área de cientos de kilómetros en bicicleta. Pudo localizar aldeas muy remotas con gente que no estaba acostumbrada con los No Africanos.

Finalmente, llegó al pueblo de Wamba, donde los residentes eran más abiertos y podía escuchar los gritos de los Bonobos del bosque. Estas personas se llaman Bongando, en el idioma local, y son principalmente agricultores. Están vinculados culturalmente al bosque, tienen un amplio conocimiento de las plantas y creen en leyendas y cuentos populares en los que aparecen animales, especialmente Bonobos.

 

Vista aérea del bosque en la región de Samba, ubicado aproximadamente a 1000 km de la capital, Kinshasa

“Existe una fuerte creencia entre la gente de Wamba de que los humanos y los Bonobos eran originalmente hermanos y hermanas de la misma familia. Tradicionalmente, la caza de Bonobos está estrictamente prohibida. Esta convivencia pacífica entre humanos y Bonobos es la razón por la que se estableció la investigación sobre Bonobos en Wamba ”, explica el profesor Takeshi Furuichi, del Departamento de Ecología y Comportamiento Social del PRI y miembro del Comité Wamba de Investigación sobre Bonobos (Comité Wamba para Bonobo Research, WCBR, en inglés).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pueblo Bongando convive pacíficamente con los Bonobos

WCBR, es un grupo de investigadores principalmente en las áreas de Primatología, Antropología y Ecología que trabajan en el área de Wamba y sus alrededores, incluidos especialistas Congoleños. Desde que el profesor Kano y su asistente, Suehisa Kuroda, se acostumbraron al primer grupo de Bonobos de la zona en 1974 y comenzaron a observarlos de cerca, se han recopilado datos valiosos sobre su dinámica poblacional e historia de vida, que contribuyen sustancialmente al conocimiento. investigación científica sobre el comportamiento de los Bonobos.

Actualmente, la WBCR está observando cuatro grupos de Bonobos, 140 individuos en total; la exitosa hembra Kiku es uno de ellos. De estos, dos grupos, denominados E1 y PE (unos 70 individuos), son monitoreados diariamente, desde la mañana hasta que se duermen en los nidos.

“Cada Bonobo tiene un nombre y podemos distinguirlos por sus características faciales y corporales. Esta metodología es de gran utilidad para los estudios de comportamiento ”, señala Furuichi. La habituación y el nombramiento de cada individuo en la investigación de campo se denomina “método Japonés” y se desarrolló en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Al principio, el método fué criticado por zoólogos occidentales, quienes sugirieron que sería una forma incorrecta de antropomorfismo, pero la evidencia mostró su alto valor científico y la metodología es comúnmente utilizada hoy por los investigadores de Primates.

Convivencia de pobladores locales y Bonobos silvestres
A fines de la década de 1980, el trabajo de investigación de campo en la región de Wamba ya era un referente internacional y los expertos identificaron la necesidad de establecer un área protegida para los Bonobos, debido a solicitudes de dentro y fuera del país.

La primera idea fué establecer un Parque Nacional, pero los investigadores Japoneses estaban extremadamente en contra, porqué significaba que las personas en el área tendrían que moverse y se les prohibiría acceder a los recursos forestales.

“Ya sabíamos que la investigación de los Bonobos y la vida de las poblaciones locales estaban inextricablemente vinculadas y deberían desarrollarse juntas”, dice Furuichi. “Cuando las personas están amenazadas, los bosques y los animales también corren peligro”.

En cambio, en 1990 se decidió establecer la Reserva Científica Luo, un área de 481 km2 vinculada al Ministerio de Investigación Científica y Tecnología de la República Democrática del Congo. Desde entonces, la investigación se ha realizado en esta área, pero ha tenido un gran impacto y se interrumpió después del estallido de disturbios políticos en 1991, seguido de dos guerras civiles que se prolongaron hasta 2003.

 

La investigación sobre los Bonobos y la vida de la población local están inextricablemente vinculadas

Las actividades se reanudaron por completo después de la guerra y, en ese momento, los expertos Japoneses hicieron otra contribución muy importante. En 2004, fundaron el grupo Support for Conservation of Bonobos (SCB), una organización sin fines de lucro que realiza específicamente actividades de conservación de Bonobos silvestres, ayuda al sustento de la población local y promueve actividades relacionadas con la vida silvestre. Recaudación de fondos para donaciones al Santuario de Bonobos Lola ya Bonobo en Kinshasa.

SCB construyó el único hospital en la aldea de Wamba en 2011 y ofrece apoyo para la compra de suministros médicos. La organización también apoya la construcción de escuelas, la adquisición de materiales para estudiantes y maestros, el mantenimiento y reparación de carreteras y puentes y la contratación de residentes locales como guardaparques. También ofrece becas para estudiantes de secundaria y universitarios en Wamba y sus alrededores.

“Para proteger a los Bonobos, no es suficiente decirle a la gente lo valiosos que son. Necesitamos mostrarle a la gente que hay beneficios en su protección y actuar para garantizar esos beneficios ”, concluye Furuichi.

Las actividades de SCB están patrocinadas por donaciones y recaudación de fondos. Cualquier donación en efectivo es muy apreciada y se destina a programas sociales y de conservación desarrollados en Reserva Luo y en la región de Wamba. Más información sobre actividades y formas de contribuir en https://en.bonobo-wamba.com/

* Periodista y redactor independiente en Ambiente-se Comunicação – https://www.ambientesecom.net – y Gerente de Comunicación del Proyecto GAP Brasil / Internacional. Nacido en Río de Janeiro, Brasil, actualmente vive en Nagoya, Japón.