Noticias

En memoria – Rufus: 1966-2020

Publicada en 02/05/2020


Save the Chimps)
Desde el Santuario Save the Chimps
Lamentamos informar sobre la muerte de uno de los miembros más emblemáticos y queridos de nuestra familia STC: Rufus.
Pero también es hora de alegrarse. Rufus finalmente es completamente libre. Gracias a ti, pasó sus últimas décadas al sol de la Florida, rodeado de una familia grande, ruidosa y amorosa.
Pasaba sus días al sol, comiendo alimentos frescos, jugando con amigos. Le agradecemos a usted y la visión de nuestros cofundadores Jon Stryker y la Dra. Carole Noon.
Queríamos compartir un poco sobre Rufus y no pudimos encontrar una mejor manera que compartir algunas palabras del diario del Dr. Noon, con fecha de 2006. Hoy también, podemos recordar el aniversario de la muerte del Dra. Noon en 2009.
Sólo podemos esperar que ella esté en algún lugar, saludando a Rufus y preguntándole si quiere que le haga cosquillas.
16 de junio de 2006
La entrada del diario de esta noche es sobre Rufus.
Historia
Cuando nos hicimos cargo del laboratorio de Coulston, Rufus vivía en el edificio 300, el edificio que inmediatamente comencé a llamar Dungeon. No fué una exageración, es exactamente lo que era. The Dungeon, es una serie de 24 jaulas a cada lado de una pasarela central, hasta que encendimos las luces nocturnas y luego los tragaluces.
Cincuenta y cuatro Chimpancés vivían en la mazmorra, casi solos. Antes de poner las puertas entre las jaulas adyacentes, los Chimpancés sólo podían ver Chimpancés que vivían al otro lado del pasillo, no aquellos que vivían al lado y escuchaban todos éstos años.
En los otros cuatro edificios, los Chimpancés vivían en grupos de machos o hembras, alrededor de 5 o 6. Y tenían jaulas más grandes. Así que pasé la mayor parte de mi primer año en Nuevo México, trabajando en el Dungeon, tratando de hacerlo habitable para los Chimpancés y seguro para los humanos que trabajaban allí.
MÁS SOBRE RUFUS
Al igual que los otros sobre los que escribí antes, Ron, Bobby, Tami y Tarzán, ese primer día, encontré a Rufus en el Calabozo, en una caja de cemento. Nació en África, pasó unos 40 años en el laboratorio y fué tan dulce y alegre, dada su patética existencia durante todos estos años. Descubrí que Rufus siente cosquillas. Cuando le tocas los lados o el cuello con un depresor de lengua, él se ríe a carcajadas.
A veces, cuando pasaba por la jaula demasiado ocupada para detenerme, lo miraba y le decía: “Voy a hacerte cosquillas, Rufus” y endilgaba mis dedos en su dirección. También hacía reír a Rufus. Él era muy amable.
Cuando comenzamos las presentaciones, trasladamos a Rufus al edificio 800. Queríamos sacar a Frieda del grupo de hembras con las que vivía, porqué estaba siendo intimidadas por ellas y queríamos sacar a Rufus del calabozo. Esperábamos que fueran buenos amigos. Bueno, se conocieron y aunque Frieda ciertamente tomó la delantera de inmediato, se hicieron amigos.
Luego, queríamos presentarles a Rufus y Frieda, a Kay y Gerro, dos de los bebés más viejos que tenían unos cuatro años en ese momento. Decidimos que Rufus se encontraría primero con los “bebés” y comenzamos con Gerro.
Nos costó mucho separar a Kay y Gerro. Estaban muy cerca en ese momento. Gerro estaba infeliz y llorisqueando en todos los sentidos, así que abrimos las puertas entre Rufus y Gerro. Gerro estaba aterrorizado. No esperaba una respuesta tan extrema del chico. Temiendo traumatizar a Gerro, estaba listo para cerrar las puertas por la menor razón.
POR QUÉ AMO RUFUS
Rufus asomó la cabeza por la puerta de la jaula donde Gerro estaba, sentado en la plataforma, gritando. Gerro podría haberse escapado, pero creo que estaba abrumado. Rufus podría haber corrido por la puerta abierta, pero se sentó en la puerta sin entrar en la jaula de Gerro. Me sorprendió – Rufus entendió claramente el miedo de Gerro. Creo que esto se llama compasión.
Cuando un Chimpancé quiere jugar, hay una sonrisa (que se llama cara de juego) que acompaña a la invitación. La invitación a menudo incluye tocar un pie o una mano en el suelo, sacudiendo la cabeza en dirección a la otra, pero casi siempre incluye una “sonrisa”.
¿Conoces esos caninos de miedo que tienen los Chimpancés, los largos? Los caninos en la parte superior son más grandes que los de la parte inferior. Entonces, si quieres jugar y estás golpeando el suelo con el pié y quieres asegurarte de que el otro chico reciba tu mensaje, sonríes cubriendo tus caninos superiores de miedo con tu labio superior, exponiendo sólo tus dientes inferiores.
Sentado junto a la puerta abierta, Rufus golpeó el suelo con el pié, un gesto clásico de juego y sonrió. Gerro gritó en respuesta. Esto tampoco se perdió en Rufus. Rufus se cubrió los dientes inferiores con el labio inferior. Estaba tratando de parecer menos aterrador, creo. Querido Rufus, parecía un anciano cuyas dentaduras estaban empapadas en un vaso junto a la cama.
La paciencia de Rufus con Gerro valió la pena y comenzaron a jugar. Resulta que Frieda simplemente no se llevaba bien con Kay y Kay vive en otro grupo ahora. El resto del grupo de Rufus, incluidos Frieda y Gerro, llegarán a finales de este mes. Los Chimpancés no se irán a la isla hasta que todo el grupo esté reunido.
Así que abramos las puertas y veamos qué hacen. Espero que Rufus pase por la puerta abierta, explore más espacio del que tenía en 40 años, trepe todos los árboles y plataformas a la vista y regrese a cenar cansado y quizás un poco quemado por el sol. Lo quiero todo para Rufus, Frieda y Gerro y para todas aquellas personas que son más que merecedoras.
Esta noche serví la cena para los recién llegados. Apreté mis dedos hacia Rufus y amenacé con hacerle cosquillas. Él se rió. Se comportó mal en la cena y robó comida a otros como un matón. Pero ignoré su comportamiento porqué esa noche Rufus está em la Florida. Está fuera de la mazmorra y a un millón de millas del laboratorio. Esta noche, mi corazón no podría haber cantado más fuerte.
Se estima que Rufus tenía 36 años cuando fue rescatado en 2002, ya se acercaba a sus años más viejos. Vivió otros dieciocho años, rodeado de amor, en el Santuario. Por eso, estamos agradecidos.
Únase a nosotros en honor de la memoria de Rufus con un regalo para nuestro Board Match Challenge.