Noticias

Centenas de zoológicos y acuarios acusados ​​de maltrato animal

Publicada en 22/10/2019


Aquí en el zoológico de Avilon en Filipinas, un Orangután vestido con ropa humana, como un accesorio para que los turistas tomen fotos (World Animal Protection)

Considerado con adeptos del «estándar de excelencia», de los establecimientos de todo el mundo, permiten a los visitantes acaricien, alimenten y tomen selfies con los animales.

Por Rachel Fobar (National Geographic)

En un nuevo informe, un grupo de bienestar animal identificó a centenas de zoológicos afiliados a la Asociación Mundial de Zoológicos y Acuarios (WAZA), como responsables del maltrato animal, lo que obligó a los grandes felinos a participar en espectáculos del estilo gladiador, Elefantes jugando basquet y Chimpancés con pañales, montados en motonetas.

WAZA, fundada en 1935, es una organización mundial de zoológicos y acuarios que promueve la preservación y el bienestar animal. A diferencia de la Asociación de Zoológicos y Acuarios de los Estados Unidos (AZA), que requiere que sus miembros pasen por un proceso de credenciamiento, WAZA es una organización afiliada que no exige registros.

Según la directora de comunicaciones de WAZA, Gavrielle Kirk-Cohen, la organización tiene asociaciones afiliadas responsables de acreditar y hacer cumplir sus estándares para los mienbros de los zoológicos y acuarios. Para convertirse en miembro de WAZA, debe llenar una solicitud, enviar cartas de recomendación de otros dos miembros de WAZA y pagar una tarifa. Los zoológicos, por ejemplo, pagan 2.5 mil euros.

Según el informe de World Animal Protection (WAP), una organización internacional sin fines de lucro, que promueve el bienestar humano y el cuidado de los animales, el 75% de los 1,241 miembros de WAZA – incluidos los definidos por WAP como miembros «indirectos» (zoológicos o acuarios pertenecientes a asociaciones afiliadas a WAZA) – ofrecen al menos una interacción entre visitantes y animales. WAZA, que no reconoce a los miembros indirectos, afirma que solo hay 400 miembros en todo el mundo. Este contacto, señala el informe, puede ser perjudicial para el bienestar físico y mental de los animales y a menudo requiere métodos de entrenamiento que implican en la separación prematura de las madres, en la inmovilización física y el acondicionamiento del miedo y el dolor.

«Los zoológicos juegan un papel casi sagrado en la preservación», dice Neil D’Cruze, consultor global de vida silvestre de WAP, quien contribuyó al informe. «Es hora de que WAZA retroceda y asuma el papel de liderazgo que nosotros, como visitantes, sin mencionar el hecho de que WAP es una ONG, necesitamos que asuma».

D’Cruze afirma que WAP incluyó miembros indirectos en el informe porque cree que WAZA debería, como mínimo, establecer un código de ética y política de bienestar animal, para éstos zoológicos y acuarios, que actualmente no tiene.

Los investigadores del informe, identificaron varios sitios que requieren atención especial, que visitaron con investigadores de la organización de defensa de los animales Change For Animals Foundation. Estos son lugares como African Lion Safari en Canadá, Cango Wildlife Ranch en Sudáfrica y SeaWorld San Antonio en Texas. WAP considera a SeaWorld, como un miembro indirecto, porqué ha sido acreditado por la Asociación de Zoológicos y Acuarios (AZA), que es miembro de WAZA.

El informe WAP criticó al African Lion Safari, que también cuenta con otros animales Africanos, por ofrecer paseos en Elefante.

Los representantes de African Lion Safari, no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El informe dice que Cango Wildlife Ranch «ofrece a los visitantes la oportunidad de acariciar Guepardos y Ciervos en recintos cerrados, al tomar selfies con los animales, bajo la supervisión del personal».

Tammy Moult, subdirectora de turismo de Cango Wildlife Ranch, dijo que la institución estaba «completamente conmocionada» al incluir a Cango en el informe WAP. “Comenzamos a hacer una investigación sustancial sobre WAP y encontramos una gran cantidad de ex empleados, donantes y contribuyentes insatisfechos y enojados, así como innumerables contradicciones e inconsistencias que surgieron sobre la organización, sin que fuese necesario mucho esfuerzo, para alcanzar tal objetivo. Los «hechos» son totalmente irresponsables e infundados «, dijo por correo electrónico.

WAP señala que SeaWorld San Antonio, ofrece espectáculos y oportunidades para nadar, acariciar y tomar fotografías con delfines, que responden a los comandos de entrenamiento.

Hablando por correo electrónico, Suzanne Pelisson-Beasley, portavoz de SeaWorld San Antonio, escribió: “Los zoológicos y acuarios acreditados como SeaWorld, juegan un papel importante en la ampliación de los requisitos para las prácticas de bienestar animal, en la promoción de iniciativas vitales de conservación y en facilitar el rescate de mamíferos marinos «.

AZA, del cual SeaWorld San Antonio es un miembro acreditado, afirma que la instalación cumple o supera los requisitos de acreditación. «Las instalaciones con credenciales como SeaWorld San Antonio, mantienen estándares estrictos y todavía son sólo una pequeña fracción de los lugares que poseen y exhiben animales», escribió Dan Ashe, presidente y CEO de AZA, en un comunicado por correo electrónico.

En una declaración, WAZA afirmó que el informe WAP era incorrecto y que la organización aprecia mucho el bienestar animal. «WAZA está de acuerdo con WAP, en que tales prácticas no deberían existir en un zoológico o acuario moderno», dice el comunicado. «Desafortunadamente, el informe tiene una serie de inconsistencias, como mencionar instituciones que no pertenecen a WAZA y por lo tanto, sobre los cuales WAZA tiene poca jurisdicción».

Según Kirk-Cohen, dos sitios WAP particularmente preocupantes, Dolphin Island en Singapur y Jungle Cat World en Canadá, no son miembros de WAZA. Jungle Cat World se desvinculó de WAZA el año pasado, después de abandonar la Canada’s Accredited Zoos y Aquariums (CAZA). Según Susan Shafer, directora ejecutiva de CAZA, la Jungle Cat World solicitó su desligamiento, poco después de la inspección de CAZA. Ella no pudo comentar sobre los resultados de la inspección, que son sigilosos. Kirk-Cohen dice que, no está claro si Dolphin Island era miembro de WAZA.

D’Cruze afirma que Dolphin Island y Jungle Cat World eran miembros cuando WAP recompiló su informe a principios de éste año y figuran como miembros en el informe anual 2017 de WAZA, el último informe disponible. Dolphin Island aún conserva el logotipo de WAZA en su sitio web.

Señalando la culpa

De los 1,241 sitios que WAP recaudó, 940 eran, por definición, miembros indirectos. Las mayores diferencias entre WAZA y WAP involucran a éstos miembros indirectos. Según Kirk-Cohen, los zoológicos y acuarios que WAP enumeró como miembros indirectos en el informe, no son miembros; por lo que WAZA no puede imponer sus patrones de ética a los no miembros.

«Es engaño decir que las siete ubicaciones restantes [de las 12 ubicaciones de atención especial] son ​​’miembros indirectos de WAZA’. Ya tenemos muchas limitaciones en lo que podemos hacer y tenemos aún más con los no miembros «, dice ella.

Sin embargo, D’Cruze insiste en que WAZA tiene la responsabilidad de éstos miembros indirectos y que puede castigar a los miembros directos, que acrediten a los miembros indirectos, que actúan de manera poco ética. «WAZA puede no ser capaz de provocar cambios en los sitios que se consideran miembros indirectos, pero abogan por el patrón de excelencia, por lo que claramente, tiene la responsabilidad de establecer de manera proactiva los límites para las interacciones entre los visitantes y la vida silvestre», dice. . «Ella juega un papel crucial que no debe esquivar».

Shafer de CAZA, afirma que no es apropiado usar aquí, detalles técnicos de membresía como pretexto. «El mayor problema no es la etiqueta que tiene una organización u otra, sino aprender de ella para ayudar a mejorar las condiciones de los animales», continúa.

El Código de Ética y Bienestar Animal de WAZA, que es vinculante para los miembros, establece que si se usan animales salvajes para presentaciones, deben «centrarse en su comportamiento natural» y «no humillar o trivializar al animal de ninguna manera». El incumplimiento puede resultar en la suspensión o expulsión de WAZA, dice Kirk-Cohen. Ella dijo que, el año pasado, tres miembros fueron desplazados de WAZA, después de perder las credenciales con su asociación regional o nacional.

D’Cruze afirma que, éstas normas son un paso en la dirección correcta, pero no son lo suficientemente específicas.

“Son geniales y tienen una redacción muy positiva para establecer el esquema, pero ¿qué pasa con los detalles? ¿Qué constituye realmente algo antinatural y humillante? ”, Pregunta.

«Considerando la gran diversidad de especies que nuestros miembros cuidan», continúa Kirk-Cohen, es imposible proporcionar una lista de comportamientos no naturales o humillantes, pero esos son comportamientos que los animales no exhiben en la naturaleza, explica Kirk-Cohen. WAZA tiene asociaciones de credenciamientos, para establecer patrones más específicos.

Experiencias estresantes

El informe de World Animal Protection describe lugares, donde los visitantes pueden abrazar y besar a los grandes felinos, muestra dónde las personas «surfean» en la espalda de los Delfines y muestra dónde los elefantes pintan cuadros con sus trompas. La interacción más común fué acariciar; ofrecida por el 43% de los sitios, con mayor frecuencia en mamíferos y reptiles. Alrededor de un tercio, ofreció caminar o nadar en interiores, el 30% tuvo espectáculos de vida silvestre y el 23% tuvo experiencias de alimentación manual, donde los turistas pueden proporcionar alimentos y agua a la vida silvestre en cautiverio, lo que permite contacto directo y posiblemente peligroso, con ellos.

Éstas experiencias son inherentemente estresantes para los animales, dice Nancy Blaney, directora de asuntos gubernamentales del Animal Welfare Institute, organización sin fines de lucro de Washington, DC.

«Algunos lugares anuncian estas actividades sólo como turismo de vida silvestre, cuando en realidad no es nada de eso», dice ella. “El turismo de vida silvestre es una actividad en la que observas la vida silvestre en tu propio entorno y no una actividad en la que te tomas una foto con un tigre, o interactúas con un mono vestido con ropa, besas un Orangután o algo así. Ésto no es turismo de vida silvestre; ésto es explotación «.

El lugar de los animales salvajes está en la naturaleza, pero en algunos casos, por ejemplo, cuando un animal es rescatado por un zoológico en la carretera, ésta no es una alternativa, dice D’Cruze. El problema, dijo, es cuando una organización «pasa desapercibida, cuando usa animales con fines de entretenimiento y negocios».

«Hacer que los animales estén completamente seguros alrededor de las personas requiere una variedad de entrenamiento y una domesticación del espíritu libre del animal», lamenta D’Cruze. «Hay una diferencia entre un animal domesticado y especies domesticadas, como un gato o un perro, que han cambiado su biología y comportamiento durante miles de años, para estar cerca de las personas».

Fuente: National Geographic

Escribe al CEO de WAZA – haz clic aquí.