Noticias

Proyecto Gran Simio en contra de la nominación de las instalaciones de los orangutanes del Zoo de Barcelona al Premio FAD

Publicada en 21/05/2018


(PGS España)

Ha quedado finalista para la concesión del premio FAD de Arquitectura en su categoría “ciudad y paisaje”, las instalaciones de los orangutanes del zoo de Barcelona debido a la fusión arquitectónica y paisajista que rige el espacio de los orangutanes o según el ayuntamiento de Barcelona que “garantiza en máximo el bienestar” de los mismos. Otras de las causas por las que ha sido elegida finalista, es por su cascada y por encontrarse dichas instalaciones delimitadas por una barrera vegetal que recrea las características de una ribera natural y que permite ver la observación de sus diferentes hábitos en unas condiciones óptimas.

Proyecto Gran Simio, recuerda que los orangutanes pertenecen a la familia de los homínidos y como tal, deben ser tratados con sus derechos básicos. Cuando el zoológico cierra, ellos son encerrados en las habitaciones internas permaneciendo en ellas la mitad de su vida. Para esta organización, el destino de los orangutanes debe ser un santuario especializado donde puedan permanecer tranquilos sin ser observados como entretenimiento de los humanos. Todos los seres vivos que se encuentran en los zoológicos, son meros cromos sin vida, sin apenas actividad, aburridos y que con su visión, para nada es educativa. No se puede premiar unas instalaciones donde existen homínidos cautivos  que han sido encerrados para ser explotados por los humanos, para el divertimiento de quien los observa y el negocio de quien se lucra.

Esta Organización, continua en su comunicado, piensa que seguramente existen otros proyectos presentados que optan por el premio, donde no se esté utilizando para beneficio ningún ser vivo y sea de verdad respetuoso con el medio ambiente dentro de nuestras ciudades.

El Programa Europeo de Especies en Extinción promovido por la Asociación de Zoos y Aquarios a nivel internacional entre los que están incluido la mayoría de los grandes simios de los zoológicos incluido el de Barcelona, a juicio del Proyecto Gran Simio,  son sólo una tapadera para el negocio productivo que supone el tener a homínidos  en cautividad, ya que siempre el nacimiento de un bebe de estas especies cercanas a la nuestra, se hace eco en los medios de comunicación siendo un reclamo para que se vaya a verlo y de esta forma organizar eventos para poner un nombre o celebrar su cumpleaños. Bajo este paragua del Programa Europeo, Gran Simio denuncia el constante traslado de grandes simios que se produce entre los zoológicos adscritos, rompiendo de esta forma los lazos familiares y de amistad que tienen iguales a los nuestros, cuyos estudios científicos así lo avalan.

“La conservación de especies en extinción debe ser atajada “in situ” en su propio hábitat, protegiendo las poblaciones libres que aun existen tanto de grandes simios como de otras especies. Conservar seres vivos encerrados y mostrados como cautivos sin sentido, es un gran error y en nada fomenta la educación y sí el negocio lucrativo de las empresas que lo explotan. El que las instalaciones  de los orangutanes en el zoo de Barcelona sea finalista para un premio de arquitectura, deja mucho que desear en el progreso de la dignidad de las personas. Por muy bonita y cómoda que sea la estructura para el público, ellos no dejan de estar fuera de su hábitat, cautivos sin cometer ningún delito, sólo el “ego” del ser humano por mantener bajo sus pies a la biodiversidad de nuestro planeta. Eso no quiere decir que sus instalaciones sean mucho mejor que la de otros zoológicos y los orangutanes se encuentren en mejores condiciones. Pero la falta de sus derechos básicos como homínidos es generalizada”, ha declarado Pedro Pozas Terrados, Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio en España, Presidente Internacional de la misma Organización y miembro del Comité Español de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

Para Pozas, al igual que se ha cerrado el delfinario del zoo de Barcelona por causas éticas, los grandes simios, entre los que se encuentran los orangutanes, deben ser llevados a santuarios donde puedan descansar de las miradas humanas. Cientos de informes científicos muestran como sus capacidades cognitivas son iguales a las nuestras y nuestro parentesco con ellos de tener en común un mismo ancestro común, deben ser garantías suficientes para que no sean tratados como meros cromos de quita y pon en un álbum  ficticio de la vida.

Por ello, continua el representante de la referida organización, se está trabajando y pidiendo apoyos, para que el Congreso de los Diputados legisle una ley de grandes simios que en el 2008 fue aprobada por la Comisión de Medio Ambiente y que tras diez años aún no se ha puesto en práctica, donde se recoja y prohíba situaciones como las descritas en este comunicado.

Por último, Proyecto Gran Simio solicita al jurado de la FAD Arquitectura, no entreguen el premio en la Categoría de “Ciudad y Paisaje”, a unas instalaciones donde se mantienen en cautividad a seres cercanos a nuestro linaje ya que de hacerlo, con todo seguridad, atraerá a más personas para verlo y de esta forma indirecta, se apoyará el negocio y explotación de seres vivos inocentes.