Noticias

Ellos no son propiedad, pero cómo probar?

Publicada en 21/12/2017


Marcelino y Cecilia en el Santuario de Grandes Simios en Brasil (GAP)

Por Jaqueline B. Ramos *

Viendo recientemente una serie de televisión sobre abogados, me sorprendí con la historia de un caso sobre la disputa por la custodia de un chimpancé. Sin entrar en el mérito de la historia, uno de los abogados que estaba defendiendo el simio en un desahogo dijo algo que resume todo: yo sé que él no es una propiedad, pero no hay ley para probar eso!

Hay que ser muy insensible para no concordar que los animales non humanos no son cosas o objetos. Ellos son seres vivos con habilidad cognitiva, que sienten dolor, miedo, hambre etc. Por esto, tratar a un chimpancé, un elefante o un perro como un objeto no tiene sentido. Sin embargo, actualmente en el Derecho de los Hombres todos los otros animales aun son considerados como cosas, no seres con derechos. De esto viene la inquietud del mundo jurídico que el guionista de la serie televisa ha percebido y la resumió en el diálogo del personaje.

Por suerte hay abogados muy atentos y luchando para cambiar nuestra relación ultrapasada de dominación y explotación de los animales no humanos. Y de hecho conseguir cambios en las leyes y empezar a hacer las paces con nuestros dilemas éticos y morales. Esto será necesario para que avancen los trabajos del Derecho de los Animales en todo o mundo.

En abril de 2017, un caso en America Latina se destacó internacionalmente: la chimpancé Cecília, que vivió más de 10 años en una jaula de cemento muy pequeña en un zoológico en Argentina, fue finalmente trasladada para un santuario de grandes simios en Brasil por medio de un Habeas Corpus. Ha sido la primera vez en el mundo que un animal no humano ha disfrutado de verdad del derecho de libertad permitido por un instrumento jurídico exclusivo de los hombres.

El proceso fue coordinado por AFADA, una asociación de abogados que trabaja con los derechos de los animales en Argentina, y esta es una de las acciones judiciales de ellos.

En Diciembre de 2014 , la orangutana Sandra, que vive en el zoológico de Buenos Aires, fue considerada como una persona no humana después que una juez de esa ciudad analisó su pedido de libertad. Su traslado al santuario aún no ha sido posible, a pesar de haber sido autorizado. El dia 28 de Noviembre, AFADA también presentó un pedido colectivo de un Habeas Corpus en nombre de los chimpancés Martin, Sasha y Kangoo, que también viven en el zoológico de la capital argentina.

Con relación a esa situación, Pablo Buompadre, presidente de AFADA, le explicó a la prensa: “Después de varios intentos de consenso con las autoridades para lograr el traslado de los ejemplares, que se encuentran en estado de precariedad, decidimos recurrir una vez más a la Justicia”. Y afirmó que ya “hay antecedentes en jurisprudencia nacional e internacional”.

Osos y elefantes

Cuando se defienden pedidos de Habeas Corpus para grandes simios hay ventajas en los argumentos, porque ellos son muy cercanos a los humanos (al final, también somos grandes simios) y porque su avanzada capacidad de autonomia e inteligencia ya es conocimiento científico. Portanto los antecedentes y jurisprudencia citados por Buompadre pueden, deben y son facilmente aplicados a las otras especies.

En Julio de 2017, también en América Latina, en Colombia, la Suprema Corte de Justicia aceptó el pedido de Habeas Corpus para el oso Chucho y determinó que él sea trasladado del zoológico de Barranquilla para un local donde pueda vivir en condiciones adecuadas. En la decisión, la Corte escribió: “los animales son seres sintientes, no cosas. Por esto deben tener derechos de acuerdo con la ley.”

En Estados Unidos, hay una organización de referencia llamada NhRP (Non Human Rights Project), fundada y presidida por el abogado Steven Wise. Esta organización ha comenzado el trabajo de retirar el rótulo de “cosificación” de los animales en la ley con chimpancés. El equipo de Wise aún no ha tenido suceso en la Justicia norteamericana, que siempre niega el reconocimiento del derecho a la libertad, pero su trabajo esta lejos de terminar.

En Noviembre, la ONG presentó un recurso en la Suprema Corte del Estado de New York, que es la más alta instancia de la Justicia. Este recurso se refiere al pedido de Habeas Corpus de los chimpancés Tommy y Kiko, mantenidos en cautiverio de manera inadecuada. “Deseamos que les llegue su dia en la Justicia de New York. Tenemos confianza que les será reconocido su derecho a la libertad”, dijo Wise cuando el NhRP promovió la nueva apelación.

La ONG se propuso un nuevo desafio: en Noviembre envió el primer pedido (del mundo) de Habeas Corpus en nombre de tres elefantes a la Corte Superior del estado de Connecticut. Las elefantas Beulah, Karen y Minnie son mantenidas en cautiverio en el zoológico de Commerford. Ellas fueran capturadas en su ambiente natural y utilizadas en circos por muchos años.

NhRP le está pidiendo al tribunal que liberte a las elefantas para que vivan en el santuario de PAWS (Performing Animal Welfare Society), donde su derecho a libertad corporal será respetado. Wise explica: “No estamos afirmando que el zoológico está violando los estatutos de bienestar animal. Lo que está sucediendo es la privación de la libertad de ellas. Vemos eso como una cruel violación de sus derechos fundamentales como elefantes.”

Todo parece indicar que felizmente es una cuestión de tiempo para que los abogados tengan en sus manos la ley que necesitan para probar que los animales no humanos son seres con derechos, y no propiedades u objetos.

* Periodista ambiental (Ambiente-se Comunicação Socioambiental) y Gerente de Comunicación del Proyecto GAP Internacional