Noticias

El dilema de Doria – Zoológico: cerrar o privatizar?

Publicada en 09/04/2019


Divulgación - Proyecto GAP

Un anuncio del Gobernador de San Pablo, João Dória, publicado días atrás, indica que un proyecto está siendo montado para privatizar el Jardín Botánico, que tiene un déficit anual de cuatro millones de reales, juntando al Zoológico de São Paulo y al Parque Simba Safari , que operan juntos y generan un pequeño superávit.

Desde el punto de vista económico, puede ser una iniciativa inteligente, para deshacerse de una actividad que da perjuicio, con otra que da un pequeño beneficio; que son los dos zoológicos. Sin embargo, todo en la vida no se mide con el máximo de «ganancias y pérdidas.» En el Zoológico hay cientos de vidas inocentes, que sufren un cautiverio insano, para la diversión de personas que no se identifican con el sufrimiento, de aquellos seres vivos que tienen derecho a la vida y deben ser preservados.

Si volcamos los ojos hacia el exterior, veremos que la nueva política de hoy, no es privatizar zoológicos, sino cerrarlos. El Zoológico de Buenos Aires, uno de los más antiguos del mundo, considerado tradicional, ubicado en una zona noble de la ciudad, está en vías de ser desactivado. La más emblemática de las especies cautivas, Sandra, una Orangutana hembra, está a punto de ser trasladada a un Santuario de esa especie, en la Florida. El Zoológico de Mendoza, situado en este mismo país hermano, está técnicamente cerrado y su especie más emblemática, la Chimpancé Cecilia, fué trasladada a nuestro Santuario de Grandes Primates en Sorocaba, a través de un Habeas Corpus histórico, concedido por una Juez Argentina.

Privatizar el cautiverio, es jugar la vida y la libertad de miles de seres vivos, en manos del lucro capitalista. Si era malo en manos públicas, será mil veces peor, en manos de la explotación privada.

Hace más de 10 años, hice una carta al Gobernador de San Pablo, en la época de Geraldo Alckmin, solicitando el cierre temporal del Zoológico de San Pablo, ante una epidemia de muerte de Primates, de todas las especies en aquel Zoológico; hasta hoy, nunca explicada con claridad. La reacción de la Dirección del Zoológico, muy posiblemente con la concordancia del Gobernador, fue abrir un proceso de Difamación contra mi persona y el Proyecto GAP – Grupo de Apoyo a los Primates, conocido mundialmente, en que yo era el Presidente y actualmente soy Secretario General .

En el caso de que se produzca un cambio, en la calidad de vida de las personas que viven en el país, de aquel y de otros zoológicos, que a esta altura de la civilización humana, ya deberían estar extinguidos.

Yo sustento en mi sitio en Sorocaba, un Santuario de Grandes Primates y de otras decenas de especies. No tenemos orgullo por tenerlo, más bien, tenemos vergüenza de que como seres humanos inteligentes, la única solución encontrada para salvar cientos de animales de la explotación y de la muerte, en las manos de nuestra especie; tuvimos que encerrarlos en otro cautiverio, adonde aquellos inocentes no sirvan de trofeo y diversión de nuestra raza.

La desactivación de zoológicos, es hoy practicada en todos los países y hasta en nuestro país; varios de ellos, ya están siendo desactivados para ser convertidos en Parques de ocio para la población, sin la explotación animal.

Los Chimpancés abrigados en Sorocaba, viven en recintos de miles de metros cuadrados, son libres dentro de ese territorio, pero ellos se sienten prisioneros, como cualquier ser inteligente sentiría en esas circunstancias. A pesar de ser prisioneros, ellos rechazan la exhibición, se relacionan bien con nosotros, que los atendemos diariamente; sin embargo, no soportan visitantes. También saben que, son objetos de diversión en manos de sus captores.

La disputa no es Santuario versus Zoológico, ambos son cautivos y no deberían existir. La alternativa es LIBERTAD VERSUS ESCLAVITUD. Ningún animal, no importa la complejidad de su especie, nació para vivir en cautiverio. Los Derechos Humanos no existen sólo para nosotros, todos en este Planeta, tenemos el derecho de vivir en libertad; en el área natural más apropiada, para cada especie.

Dr. Pedro A. Ynterian
Secretário General
Proyecto GAP – Internacional